HERRAMIENTAS

COROLARIOS DEL NUEVO PARADIGMA

Las características del Nuevo Paradigma aparecen reflejadas en diferentes corolarios (proposiciones).

Corolario: proposición que se define por sí misma, al deducirse fácilmente de lo demostrado antes.

Esta herramienta es una guía de ruta práctica, que nos permite distinguir entre los viejos de los nuevos paradigmas. De gran utilidad para aquellos que se encuentren en el camino espiritual, o que sientan la necesidad de hacer cambios en sus vidas, ayudándoles a avanzar y discernir con más criterio.

Los 20 corolarios que conforman el Nuevo Paradigma son:

I “Predicar con el ejemplo”. Nuestros actos nos definen. Ser honesto y coherente con uno mismo, dando una imagen de lo que realmente se es en esencia. Mostrarse accesible, cercano, natural y con buena convivencia. Ser un ejemplo de coherencia, armonía y buenos hábitos.

II “Buen uso de la palabra”. Bendecir, agradecer, hablar en positivo y de lo que queremos desde la verdad y el amor. Mediante la palabra creamos nuestra propia realidad, nos comunicamos, sanamos y aumentamos la vibración de forma armoniosa.

III “Actitud de colaboración”. Todos los miembros de un grupo se sienten útiles realizando funciones complementarias, desde la humildad y en beneficio de la comunidad. Las distintas funciones se distribuyen según méritos, logros y buenas acciones, pudiendo ser realizadas por varios miembros. Todo ello, permite mantener la auto-sostenibilidad del grupo.

IV “Escuela de Unidad”. Todos somos alumnos y maestros a la vez. Actitud para aprender jugando y dejarse ayudar por los demás, incluidos compañeros, alumnos, seres vivos, Naturaleza,… Las fuentes de información proceden del conocimiento interno, de relaciones sociales y de niveles multidimensionales. Se fomenta la libertad de pensamiento, la intuición, la creatividad y la toma de decisiones con consciencia.

V “Flexibilidad mental y mente abierta grupal”. Dentro de un grupo abierto, resulta sencillo entrar y salir del mismo. Los pensamientos positivos, universales y éticos son la base para generar armonía grupal. Con actitud dialogante para escuchar las diferentes fuentes de información o alternativas, que puedan aportar savia nueva.

VI “Autoconocimiento en asesoría”. Para asesorar o tomar decisiones acerca de otros, se hace necesario el conocimiento previo de uno mismo. El asesor o instructor ha de ser consciente de la finalidad de la información que va a transmitir. Es una asesoría desde la experiencia personal, sin opiniones ni juicios de valor.

VII “Generar buenas sensaciones”. Ser un foco consciente de luz, paz y amor. Sentirse bien, generando buenas sensaciones y armonía en nuestro entorno. Lo que mostramos al exterior es fiel reflejo de nuestro interior.

VIII “Serenidad y equilibrio”. Mantenerse sereno y equilibrado ante cualquier situación, nos facilita estar en contacto con nuestra Esencia Divina y una mejor toma de decisiones.

IX “Ser dueño de nuestro tiempo y de nuestra vida”. Tener tiempo para lo que realmente es importante, vivir la vida, estar con la familia, reunirse con los amigos, descansar, meditar, viajar, disfrutar de la Naturaleza, además de para trabajar. 

X “Prevención y protección”. En todo grupo, la persona de referencia se anticipa ante cualquier imprevisto y lo afronta abiertamente, previniendo y protegiendo, teniendo en cuenta el Bien Común.  

XI “Valoración y ecuanimidad”. Ser ecuánimes y honestos. Valorar en su justa medida desde la tolerancia y la objetividad, sin criticar, ni comparar. Se considera positivamente los méritos, la buena actitud y la fuerza de voluntad.

XII “Vive y deja vivir”. Respetar y tolerar otras opiniones y alternativas diferentes a las del propio paradigma, permitiendo el Libre Albedrio. Es dejar fluir, sintiendo que formamos parte de un Equilibrio Cósmico.

XIII “Desapego”. Libertad, desapego material y mental, sin fanatismos, de todo aquello que nos genere dependencias, como personas, rituales, objetos o amuletos para adquirir seguridad.
 
XIV “Atención consciente”. Identificar y discernir con perspectiva y sentido común lo que acontece en el día a día. Visión global de que todo y todos formamos parte de un Plan Cósmico, siendo conscientes de las diferentes Leyes Universales.

XV “Espiral Ascendente”. Identificar y sentir que se está avanzando en espiral ascendente. Sensación compartida de movimiento y de que todo fluye. Con capacidad para reaccionar ante posibles desplazamientos en círculo, con los que no se avanza. Se confirman los principios de los Médicos del Cosmos: Rápido, Sencillo, Divertido, Eficiente y Práctico.

XVI “Felicidad y diversión”. Estado de bienestar característico en todo grupo en el que se respetan las Leyes Universales. Las relaciones sociales son armoniosas y se vive el aquí y el ahora con plenitud y alegría.

XVII “Profesionalidad”. Todo buen profesional identifica a otros profesionales. El desarrollo de un proyecto grupal se fundamenta en rodearse de buenos profesionales y en una formación adecuada, para que todos realicen bien sus funciones.

XVIII “Colaboraciones desinteresadas”. Enfocadas al Bien Común. Se generan sinergias en las relaciones sociales y grupales. Compartir y confiar en los demás desde la consciencia, la complementariedad y las buenas sensaciones.

XIX “Comunicación abierta”. Armonía y Actitud dialogante entre todos los integrantes de un grupo. Mediante reuniones periódicas se exponen nuevos puntos de vista, sugerencias, avances,  conclusiones y soluciones.

XX “Arte de alcanzar acuerdos armoniosos”. Oportunidad de alcanzar acuerdos desde la ética, el Bien Común, la ecuanimidad y las buenas sensaciones compartidas. Se genera confianza mutua y actitud de Ganar-Ganar. 


LISTADO DE BUENOS HÁBITOS PARA AVANZAR CON CONSCIENCIA

Tomando como referencia las Reglas de Paracelso, compartimos con vosotros un conjunto de hábitos saludables, útiles para adaptarnos mejor al Nuevo Paradigma. El uso continuado de esta herramienta nos facilita vivir en equilibrio y armonía desde el discernimiento, la coherencia y la fe.


1. “Lo primero es mejorar la salud. Para ello, hay que respirar con la mayor frecuencia posible, honda y rítmica, llenando bien los pulmones, al aire libre o asomado a una ventana. Beber diariamente en pequeños sorbos, dos litros de agua, comer muchas frutas, masticar los alimentos del modo más perfecto posible, evitar el alcohol, el tabaco y las medicinas, a menos que estuvieras en tratamiento por una grave enfermedad. Bañarte diariamente, es un hábito que debes a tu propia dignidad”, (Paracelso).

2. Ser un ejemplo de buenas maneras en gestos, pensamientos, palabras y acciones. Nuestros actos y pensamientos nos definen. Buen uso de la palabra, bendecir, agradecer, pensar y hablar en positivo, evitando la crítica, el juicio y la comparación. Ser discreto y hablar siempre desde la verdad y el amor, aunque ello conlleve alejamientos transitorios. La verdad es la energía que te ayuda a evolucionar. La armonía y sutileza en nuestros movimientos nos ayudan a reaccionar ante cualquier circunstancia. Conecta con el Sol, mantén la columna vertebral recta la mayor parte del tiempo, realiza ejercicio físico y sonríe todos los días.

3. Ser sencillo y buscar la sencillez en el día a día, siendo eficiente y práctico. Antes de emprender un camino es bueno aligerar equipaje y desarrollar nuestras fortalezas y virtudes, confirmando lo realmente necesario e imprescindible para así avanzar más rápido. Deshacernos de lo superfluo bendiciéndolo: objetos, gastos financieros, recuerdos y malos hábitos. Valorar y simplificar los costes derivados de nuestro trabajo o actividad, cambiando gastos por inversión en formación y promoción.
“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

4. Ser ordenado en la vida: horario, pertenencias, casa, vehículo, lugar de trabajo; y deja que fluya energía nueva. “Mantener todo ordenado, nos hace ver el camino más sencillo y tener tiempo para todo”. Haz de tu casa tu refugio, tu santuario, un hogar de armonía. Organizar nuestro tiempo mediante un horario flexible y racional: levantarse pronto, comer sano, actividad profesional, ocio, ejercicio físico, leer, revisar gastos y plan de futuro. Incluir acción y descanso.
“A quien madruga Dios le ayuda”, es una potente señal que enviamos de nuestra actitud para hacer cambios.

5. “Haz todo el bien posible. Auxilia a todo desgraciado siempre que puedas, pero jamás tengas debilidad por ninguna persona. Debes cuidar tus propias energías y huir de todo sentimentalismo”, (Paracelso).
Vive con las 3 E's: Energía, Entusiasmo y Empatía. La vida es una escuela y estamos aquí para aprender de las experiencias, es una labor en equipo, ayudar y dejarse ayudar. Ser un continuo ejemplo de asistencia, luz, compasión y amor. Pide ayuda a las personas adecuadas (incluidos Seres de Luz) poniendo de tu parte.
“A Dios rogando y con el mazo dando”, es para aprender a ayudar en su justa medida.

6. “Hay que olvidar toda ofensa, más aún, esfuérzate por pensar bien del mayor enemigo. Tu alma es un templo que no debe ser jamás profanado por el odio. Todos los grandes seres se han dejado guiar por esa suave voz interior, pero no te hablara así de pronto, tienes que prepararte por un tiempo; destruir las superpuestas capas de viejos hábitos, pensamientos y errores que pesan sobre tu espíritu, que es divino y perfecto en sí, pero impotente por lo imperfecto del vehículo que le ofreces hoy para manifestarse, la carne flaca”, (Paracelso).
Mantente sereno ante cualquier situación y en equilibrio conectado con tu Yo Superior.

7. Filtrar y seleccionar la información que recibimos. Discernir desde nuestras sensaciones internas con consciencia: lecturas, conversaciones, películas, música, etc. Cumplir los preceptos de los Médicos del Cosmos: rápido, sencillo, divertido, eficiente y práctico.
Ser asertivo, aprender a decir No, sin sentir culpabilidad por ello, o creer que se lastima a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.
Uso de los 3 Filtros: Verdad (cierto), Bondad (bueno para alguien), y Utilidad (útil para mí o para alguien), (Sócrates).

8. “Debes recogerte todos los días en donde nadie pueda turbarte, siquiera por media hora, sentarte lo más cómodamente posible con los ojos medio entornados y no pensar en nada. Esto  fortifica  enérgicamente  el cerebro y el Espíritu y te pondrá en contacto con las buenas influencias. En este estado de recogimiento y silencio, suelen ocurrírsenos a veces luminosas ideas, susceptibles de cambiar toda una existencia. Con el tiempo todos los problemas que se presentan serán resueltos victoriosamente  por  una  voz  interior que  te  guiará  en tales instantes de silencio, a solas con tu conciencia. Ese es el daimon del que habla Sócrates”, (Paracelso).

9. Al final del día, dar las gracias, celebrar y darse pequeños homenajes por conseguir logros y por aprender algo nuevo. Los problemas, imprevistos son retos, lecciones que van y vienen toda la vida. Y planifica el día siguiente, dejando siempre un espacio para cualquier imprevisto, siendo consciente de que no todo depende de ti. Pide lo que quieras antes de dormir y tus mejores deseos. Leer en voz alta algo que nos inspire y bendecir nuestra agenda de contactos (Agenda Viva).
“Las amistades son el espejo en el que nos reflejamos”.

10. Tener siempre presente ser feliz y generar armonía.
“Lo más importante para ser feliz en la vida, no es llegar a ser famoso o ganar mucho dinero, sino ser mejor persona cada día”.